jueves, agosto 09, 2007

XXIV

Benditos los oficios callejeros,
la luna que se esconde en nubarrones,
los sueños por venir, los camisones,
las mujeres que arrojan ceniceros;
benditos los fugaces aguaceros,
las gotas que parecen lagrimones,
las horas sin relojes, los buzones,
los tatuajes de rudos marineros.
Benditos los que miran a los ojos,
los que secan las lágrimas de un llanto,
los convictos que nunca se confiesan;
los que quitan la llave del cerrojo,
los que saben decir “te quiero tanto”,
los que viven la vida como besan.

12 comentarios:

Evan dijo...

Mi bendito poeta, entre esos benditos estás vos, porque sabés secar las lagrimas de un llanto...

Un beso inmenso, estoy por ser tía en un rato!

Carlos dijo...

Bendito el entramado de los lazos,
los pasos venturosos del destino,
las tías entrerrianas, los sobrinos
que viene con un verso bajo el brazo.

Avisame.

Un beso a todos, tíos, padres, hijos, sobrinos.

Evan dijo...

Justo me estaba llamando papá cuando estaba aquí!!

Graciassss!!!

Carlos dijo...

Serán casualidades???

Un beso inmenso a Lucas.

Kt. dijo...

Ya yo hice mi mejor pacto con el tiempo... mientras esté de vacaciones el se encargará de levantarme y cuando regrese a trabajar, lo hará el despertador hasta que se ajuste mi reloj biológico (que estas no son horas de andar yo despierta).

Bendita la musa que te inspira!

(¿Los que viven la vida como besan? todavía estoy pensando si yo aplico eso.... pienso y pienso)

Besos

Carlos dijo...

Vacaciones, vacaciones, que bella palabra, seguro que el tiempo no habrá de despertarte muy temprano.

Por cierto hay quienes besan con intensidad y quienes lo hacen desde la desgana. Tengo casi la certeza de que formas parte del primer grupo.

Un beso (desde el primer grupo también)

Luz dijo...

Las mujeres que arrojan ceniceros...se me representó Susana :P je!
Precioso Carlos!! :D
Un besote!

Carlos dijo...

Luz, por cierto hay mujeres de armas tomar (y cualquier objeto puede ser un arma efectiva)

Un besote, niña.

MAYA dijo...

Benditos los que viven la vida como besan y los que saben decir "te quiero tanto", que hermoso tu trabajo, Carlos, descubriendo este espacio, para no partir.

Besos,

Maya

Carlos dijo...

Gracias Maya, tu paso por casa, siempre provoca una dulce alegría.

No partas.

Un beso.

Paula dijo...

Carlos, me encantan tus benditos, cada línea se disfruta sola y junta también. Un beso

Carlos dijo...

Muchas gracias Paula, bendito sea que te gusten mis benditos. :)

Ya quedan menos días. Ayyy que nervios.

Un beso grande.