sábado, marzo 22, 2008

XLVI

Bendito el aquelarre de las brujas,
los ogros de profético destino,
los fantasmas que tejen con agujas
sus sábanas de lino;
la mano misteriosa que dibuja
espectros de poderes adivinos,
las hadas en sus casas de burbujas,
al pie de los caminos.
Los duendes de la noche, las “vampiras”
que se beben la sangre de mis besos,
sedientas de mi boca,
los cuentos de terror y de mentira
que nos hacen temblar hasta los huesos,
cuando el miedo nos toca.


Para Sofi, en sus valientes cuatro añitos.

8 comentarios:

Evan dijo...

...y bendita tu ternura Poetingui preferido!!

Le dejo un beso especialmente para Sofi envuelto en papel de seda y atado con hilos de plata!!

Otro para vos!

Carlos dijo...

Gracias Ev, transmitiré tu beso.

Uno grande para ti.

Qettah dijo...

oooh que ternura!!!... No sé por qué, extrañé a alguién que en mi cuatro años siempre me leía mis cuentos preferidos.

besos...Qettah

Carlos dijo...

Niña Qettah, no hay límites de edad para que se nos cuente un cuento.

Esta noche pasaré por tu pieza, aparta tu libro preferido. :)

Un beso muy grande.

Qettah dijo...

...Ven.

(PD: ... es un libro grande, te va a llevar mas de una noche.)

Carlos dijo...

Me sobran noches para tí. (llevo mis gafas de ver en la oscuridad) :)

Un besote.

Qettah dijo...

mmm tan primitiva te parece mi morada que ni una lámpara te crees que voy a tener...o es que tu los cuentos los cuentas con la luz de la luna?... viste, esto ya tiene forma de historia...

"Erase una vez, una mujer que moraba en un faro en mitad del mar. Una noche de luna llena, llegó hasta alli, un fakir que encantaba palabras y le dijo...te voy a contar una historia de un lejano país de Oriente..."

...soñando en voz alta...Qettah

Carlos dijo...

No, en ningún momento hablé de carencia de aparatos lumínicos, pero hay ocasiones en que las lámparas vienen sobrando.

Además hay cuentos que me sé de memoria.

Los sueños en voz alta suelen tener visos de realidad.

Soñando contigo.